Inicio Cine y Tv La confesión de Miguel Herrán, Río en La Casa de Papel: “Ya...

La confesión de Miguel Herrán, Río en La Casa de Papel: “Ya no quiero hablar ni comer”

La confesión de Miguel Herrán, Río en La Casa de Papel: “Ya no quiero hablar ni comer”
La confesión de Miguel Herrán, Río en La Casa de Papel: “Ya no quiero hablar ni comer”

Según explica en la publicación, su estado emocional se ha visto afectado debido al confinamiento preventivo que ha tenido que adoptar debido a un contacto reciente con una persona infectada de covid-19

Miguel Herrán, el actor español que saltó a la fama por su interpretación de Río en La Casa de Papel, dejó muy preocupados a sus seguidores por sus mensajes en Instagram.

Hace días el actor escribió que ya no quiere hablar ni comer. “Seis días han sido suficientes para destrozarme”, dicen sus palabras.

Según explica en la publicación, su estado emocional se ha visto afectado debido al confinamiento preventivo que ha tenido que adoptar debido a un contacto reciente con una persona infectada de covid-19.

Herrán compartió dos publicaciones sobre el tema en su cuenta de Intagram. La primera, con fecha del 5 de enero, anunciaba justamente los motivos por los que tenía que permanecer por un tiempo en su casa: “10 días en casa para este humano que ha estado en contacto directo con un infectado. A ratos pienso que la vida es una farsa y los rodajes son la realidad. Esta época que nos está tocando vivir es como una novela de ciencia-ficción”, explicó ese día, junto a una imagen suya con tapabocas.

En ese momento, el actor confesaba también sus esperanzas por que se construyera una “humanidad más fuerte, solidaria y concienciada. Una humanidad más realista y menos egoísta”.

Sin embargo, el proceso de aislamiento ha sido más duro de lo que el actor esperaba. Así que comparó el comienzo del confinamiento con lo que sentía pasados unos días:

“Primer día nada más recibir la noticia de que me tenía que quedar en casa. Triste, pero contento. Dominando las emociones -escribió-. Día 6. No soy capaz de controlar absolutamente nada”.

“Seis días han sido suficientes para destrozarme. Ya no quiero hablar. Ni comer. Me he parado en mi momento más constructivo y se ha vuelto destructivo. Estoy decepcionado conmigo. Quiero ser mejor persona”, fue su mensaje.